Los odiosos ocho: entre mentiras, mamadas y sangre

El pasado viernes llegaba a las carteleras de cine españolas la nueva película de Quentin Tarantino, “Los odiosos ocho”, que cuenta con tres nominaciones de cara a  los próximos premios Oscar (Mejor Actriz Secundaria, Mejor Fotografía y Mejor BSO).

Lento, como la melaza”. Esto es lo que le dice el personaje interpretado por Kurt Russell al también cazarrecompensas mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson). En cierto modo también es una buena manera de describir lo que vamos a encontrarnos en los 167 minutos que dura el octavo filme del cineasta Quentin Tarantino. Una película con un ritmo lento, pausado y sin prisas. A estas alturas de la vida, Tarantino no tiene ninguna y la verdad es que puede permitirse no tenerlas…. Al fin y al cabo ni ahora ni nunca ha pretendido agradar a nadie con sus trabajos, su cine es suyo y con él hace lo que le da la gana. Y no hay medias tintas: o lo amas o lo odias.

El inicio del filme también es una pequeña muestra de lo que vamos a presenciar. A parte de la maravillosa fotografía que Robert Richardson nos regala acompañada además de la música, como siempre celestial de Ennio Morricone, la cinta comienza con el plano detalle de una figura de Cristo tallada en madera. Este plano se va abriendo muy lentamente, muy despacio, pero mucho, para dar, por fin, paso a la historia. Unos créditos iniciales que suponen algo así como poesía para la vista. Pero tranquilos, la belleza se queda ahí, al menos la belleza más visual.

El autor de cintas como Pulp Fiction (1995), Death Proof (2007) o Django desencadenado (2012), nos transporta en su octavo trabajo al frío invernal del estado de Wyoming. A medida que el plano inicial del que os hablo se va abriendo, descubrimos a un coche de caballos atravesando las ventosas y nevadas llanuras del territorio. Estamos en los años posteriores a la Guerra Civil y el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) pretende llegar a Red Rock con la fugitiva Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), cuya cabeza vale 10.000 dólares, para entregarla a la justicia, que pretende ahorcarla. En el camino se toparán con el mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), un ex-soldado negro de la unión transformado en un cazarrecompensas, y Chris Mannix (Walton Goggins), que se hace llamar el nuevo Sheriff del pueblo. Una ventisca les obligará a refugiarse en la Mercería de Minnie, donde se encontrarán con Bob (Demian Bichir), un mexicano que se encarga del negocio mientras ‘Minnie cuida a su madre’, Oswaldo Mobray (Tim Roth), el verdugo de Red Rock, que supuestamente se encargará de ahorcar a Domergue cuando lleguen allí, el vaquero Joe Gage (Michael Madsen), y el general confederado Sandy Smithers (Bruce Dern).

En la Mercería, sin propietaria, es donde se desarrollará casi toda la trama de la película y la verdad es que a Tarantino no hace falta ningún escenario más para volver a demostrar su talento y su manejo tanto del suspense como de la parodia grotesca de las que este filme está impregnado. Roza lo gore sin serlo, aunque eso sí, sangre vamos a ver un rato.

Hay que mencionar el excepcional reparto de actores que son ya habituales en las películas de Tarantino. Es una delicia verlos actuar juntos (especialmente a Kurt Russell y a Samuel L. Jackson) y una sopresa el encontrarnos con una cara que, aunque nueva en el mundo tarantiano, no defrauda, se trata de Channing Tatum, más conocido por películas como Querido John (2010) o Infiltrados en la universidad (2014).

Y a propósito del elenco de actores, no puedo evitar decir que hubo una cosa que me sorprendió mucho: cuando vi aparecer en pantalla a Tim Roth, pensé que se trataba de Christoph Waltz e incluso tuve que mirarle atentamente varias veces para darme cuenta de que no era él.  En mi opinión el papel del verdugo Oswaldo Mobray interpretado por Roth es el mismo o casi el mismo que Waltz hizo en sus papeles para Malditos Bastardos (2009) y Django desencadenado: el mismo aspecto, los mismos gestos, la misma sonrisa pícara y hasta la misma voz de doblaje. Vamos, que el personaje es una creación de Tarantino y esta vez esa creación no ha caído en manos de Christoph Waltz sino de Tim Roth, que se defiende bastante bien (aunque no le llega a la suela de los zapatos a Waltz…)

A Jennifer Jason Leigh el papel de Daisy Domergue le ha valido una merecidísima nominación al Oscar como mejor Actriz de Reparto. Lo cierto es que está soberbia en su interpretación, aunque la pobre muchacha se lleva unas cuantas leches durante la película, quizá no lo sentimos tanto por ella porque, de verdad que con sus grotescos gestos y su libertina lengua llega a transmitirnos el asco más profundo de una mujer sin ningún tipo de escrúpulos.

hateful_eight_twc_2.0.0

Jennifer Jason Leigh en el papel de Daisy Domergue

Los odiosos ocho, que está estructurada en seis capítulos, le sirven a Tarantino para reflexionar sobre la mentira,  ya que nadie es quien dice ser. Además a través del uso de los flashbacks y otros recursos filmográficos, Tarantino consigue mantener al espectador alerta durante toda la película, a la espera de que en cualquier momento se desencadene el desastre más absoluto (en otras películas de este director así ha sido) pero en Los Odiosos ocho no ocurre así, se mantiene una tensión y un suspense al más puro estilo Agatha Christie. Cuando parece que va a estallar el caos, pasa algo que evita que pase. Se establece así un equilibrio entre los desmadres – que los hay, sobre todo en la segunda mitad de la película- y ‘la calma’. Tarantino nos da las dosis de uno y otro en su justa medida y en el momento oportuno (o sea, cuando a él le apetece).

Si a esto le sumamos el humor negro y la búsqueda de venganza, que son dos cosas por las que siempre se han caracterizado las cintas de Tarantino, con el puntito gore, su verborrea típica y las magistrales interpretaciones de los actores (incluidos los brillantes monólogos de S. L. Jackson  y de Jennifer Jason Leigh) tenemos un filme muy bueno, largo sí, pero brillante. ¿El mejor? Quizá no, pero tampoco el peor.

Pero claro, estáis leyendo a una que admira todo lo que hace Tarantino. Lo que precisamente me gusta de él es que hace lo que le sale de las narices y los resultados siempre son reflejo de él mismo. Y a mí me cae muy bien, qué le vamos a hacer. Ya quisieran otros directores no resultar aburridos con películas cuya duración supera las tres horas…

Si queréis conocer más detalles sobre la mamada a la que me refiero en el título de esta crítica, vais a tener que ir a verla. No me corresponde a mí contar la historia que cuenta el personaje de Samuel L. Jackson. Una historia SENCILLAMENTE BRUTAL.

Anuncios

4 comentarios el “Los odiosos ocho: entre mentiras, mamadas y sangre

    • Estaré encantada de leer esa entrada José Ángel! Espero como tú que no lo haya dicho realmente en serio… ya sabes que el ego de Tarantino es muy grande, así que a saber! Por cierto, he intentado comentarte, pero no he podido, tienes desactivados los comentarios o es que yo no he sabido ver dónde escribir? Gracias por pasarte, un saludo 🙂

      Le gusta a 1 persona

      • Están desactivados los comentarios en AUTOR Y EN LAS PÁGINAS DE CADA UNA DE MIS NOVELAS (no me pareció oportuno).
        En el resto, en las entradas o artículos, sí puedes comentar lo que quieras, a favor o en contra, por supuesto (de no ser así, me avisas).
        En cuanto a Tarantino, ni caso de lo que dice, yo mismo voy diciendo por ahí desde hace años que dejo de escribir y por ahí y por aquí sigo: algo que llevamos dentro nos lo impedirá siempre, una mezcla de enfermedad y pasión, qué sé yo.

        Me gusta

  1. Tarantino me dejó sin hablar tras ver Pulp Fiction. Los monólogos que crea con sus personajes están al alcance de muy pocos, crearlos e interpretarlos. Es normal que en alguna de sus películas tropiece con los mismos actores. Esperando con ansias verla. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: