El capitalismo vertiginoso de Adam McKay – crítica de La Gran Apuesta (2015)

Desde el viernes día 22 de enero, está disponible en los cines ‘La Gran Apuesta’. Dirigido por Adam McKay, este es un acertado filme que contribuye a acercar al público menos familiarizado con la economía la verdad de lo que pasó hace cerca de nueve años.

Esta película, que está está basada en el libro homónimo del periodista estadounidense Michael Lewis, constituye un más que ingenioso relato acerca de los inicios de la crisis económica de 2008, a raíz de las mundialmente conocidas hipotecas basura o subprime. Este filme sigue así la estela de otros que previamente ya tocaron el tema, como por ejemplo la premiada Inside Jobs (Charles Ferguson, 2010) o El Lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013).

La Gran Apuesta nos desvela, en clave de comedia negra, la verdad del sistema económico que conocemos, recurriendo a la sátira y a la parodia más hilarantes. Con la cinta se pone de manifiesto que la crisis económica no es más que un reflejo de  la superficialidad de las personas (tanto jurídicas como individuales), que carecen de cualquier tipo de valor moral.

A pesar de mis pésimos conocimientos del sector económico y todo lo que tenga que ver con él, La Gran Apuesta consigue captar y mantener mi atención durante sus dos horas de duración. No hace falta, de todas maneras, ser un entendido en la materia para disfrutar del filme, porque aunque es cierto que hay determinados momentos en la película en que tanto término financiero junto parece marearte (que si CDO, que si CDO sintético, que si swap, que si CDS…) McKay consigue superar el bache con ironía y grandes dosis de sentido del humor, de manera que cuando alguno de los protagonistas suelta uno de esos ‘palabros’ de los que muchos no hemos oído hablar, la voz del narrador (la de Ryan Gosling) nos presenta a algún personaje famoso, como por ejemplo a Selena Gómez, que aparece en pantalla sin venir a cuento, únicamente con el objetivo de aclararnos, mirándonos directamente a los ojos, en qué consiste el término en cuestión. E inmediatamente después, la película sigue su curso.

La cinta puede llegar incluso a generar cierto grado de ansiedad con sus múltiples planos breves, giros rápidos de cámara y demás recursos (en ocasiones los actores se giran y nos hablan directamente a nosotros, rompiendo momentáneamente el diálogo que estaban teniendo). Con todo esto lo que McKay busca y finalmente consigue es que no nos durmamos durante el visionado de la película, consiguiendo dar mayor sensación de velocidad a una cinta que ya de por sí tiene un ritmo vertiginoso (Wall Street es así, el mundo del dinero y las apuestas es efímero, rápido y superficial). Pero a pesar de ello, aunque de manera muy breve y solo a pinceladas, también se retrata la personalidad, los miedos y las inseguridades de algunos de los personajes.

la gran apuesta

En el año 2005 solo unas pocas personas sabían que iba a estallar una crisis económica. Mientras el resto del mundo –los grandes bancos, el Gobierno o los medios de comunicación-  lo negaban y se reían de ellos, ellos, por su parte, se dedicaron a apostar por el derrumbamiento del sistema, proveyéndose así de miles de millones de euros una vez que se produjo la caída de Lehman Brothers en 2008. Este grupo de personas que ya sabían lo que iba a pasar son nuestros protagonistas. Por un lado está el genial Christan Bale interpretando a Michael Burry, un hombre tuerto, atípico y asocial y con unos gustos musicales un poco radicales, que gracias a su ingeniosa capacidad matemática logra adivinar lo que va a pasar.

Por otra parte está Steve Carrel, que interpreta a Mark Baum, el director de una de las filiales de Morgan Stanley y que al parecer es el único al que le queda un poco de humanidad en este mundo de lobos. Lo cierto es que Carrel borda el papel, demostrando así que no solo sabe hacer comedias, sino que también vale para meterse en la piel de personajes más serios. Acompañando a Mark Baum están los analistas Danny Moses (Rafe Spall), Porter Collins (Hamish Linklater) y Vinnie Daniel (Jeremy Strong).

Completa el reparto Ryan Gosling interpretando a Jared Vennett, que además de encargarse de narrar la historia, es el que pone al corriente a Mark Baum de la situación. Y por último, los dos gestores financieros Jamie Shipley (Finn Wittrock) y Charlie Geller (John Magaro) que pedirán ayuda al retirado Ben Ricket (Brad Pitt) para sacar también su parte.

Este filme ha conseguido cinco merecidas nominaciones a los Oscar de este año: Mejor Película, Mejor Actor de Reparto (por Christian Bale), Mejor Director (Adam McKay), Mejor Montaje (Hank Corwin) y Mejor Guión (Adam McKay y Charles Randolph).

PD: He encontrado un maravilloso artículo en el diario económico Expansión donde se incluye un diccionario de términos que aparecen en la película. Muy útil si no has acabado de entender alguno.

Anuncios

Un comentario el “El capitalismo vertiginoso de Adam McKay – crítica de La Gran Apuesta (2015)

  1. Buena y detallada crítica, como escribiste en la que puse yo en mi blog hace unos días se parecen en algunas cosas. Y gran aporte lo del diccionario de Expansión para los “no expertos” en la matería 😉
    Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: